martes, 30 de junio de 2009

El todo vale (Parte 1): Arquitectura y diseño de interiores

Los ejemplos sobran a la hora de identificar el estilo posmoderno y como se ve reflejado en la arquitectura, música, arte y diseño en nuestros días. Lo Posmo no es nuevo, desde los 80 ha invadido las Bellas Artes. Esto se puede apreciar en la mezcla de estilos y diseño de distintas épocas sin crear algo realmente nuevo; es la negación del presente y de lo moderno.

Lo decadente se encuentra en sitios como el Eurobilding, el centro Villasmil, la mayoría de los edificios nuevos en ccs, en casas que se nos muestran en programas como Cribs de MTV (con algunas excepciones), entre otros. Para ilustrarles un poco, la casa de Kimora lee Simmons, raperos, Kim Kardashian, en fin nunca terminaría de nombrar. También cabe destacar algunos episodios de Extreme Makeover Home Edition y otros de People & Arts. Lastimosamente éstos NO están innovando, tan solo hacen una mezcla de estilos y ornamentos que van desde el siglo XV que solo deberían ser recordados y admirados, más no repetidos e imitados ya que impide nuestro mismo progreso artístico hacer el vulgar copy paste de otros decoradores y otras epocas.

Los rasgos de parodia, lo Kitsch y desordenado en este estilo resultan evidentes ya que no se adapta a la función para la cual fue concebido el objeto o estructura. Para comenzar, Extreme Makeover Home Edition…Por favor…¡Deja de contratar a chicas que solo saben decorar un preescolar! Hagan algo funcional y estético.

Por otra parte, hace unos días pase por el centro Villasmil y me recordé de un episodio de Cribs en el cual mostraban una de las casas más caras del mundo y de peor gusto y poco funcional que he visto. Los ejemplos sobran para ilustrar su posmodernidad, tales como: pisos de mármol con órdenes griegos que no soportan nada, solo están de adorno, apliques de luz en forma de antorcha, algunas en forma de candelabro y otras llenas de cristales; todas estas lámparas pretendiendo ser lujosas, sofisticadas cuando en realidad son solo recargadas, cursis y sin sentido alguna con la época y contexto, alfombras persas, animales disecados, sillas de terciopelo rojo y pare usted de contar. No faltan las pinturas viejas de estilo renacentista que tan solo adornan y gritan que son una copia de otra, biblioteca falsas que solo simulan una cultura y conocimiento que no esta ahí, fuentes de agua sin sentido en medio de edificios y casas con una ventana atrás que recrea un paisajes ficticio, balcones con balaustres arcaicos, arcos en las paredes, cortinas antiguas, espejos sobre adornados, escudos, y un techo que cae en la ridiculez. Por ultimo, el recargo del edificio en general, no solo es posmoderno, sino que a su vez recuerda a estilos como el barroco y manierismo que no convencen al espectador. Como odio la edad media dios…si existe la reencarnación ¡NUUUUNCA ME MANDEN A ESA EPOCA ! Prefiero ser una cavernícola en serio...


El Fiasco en estos diseños se deben al collage de elementos conservadores y ostentosos que nos hacen sentir en otra época y contexto, pero al mismo tiempo confunden por que no es algo concreto y puro que queremos seguir disfrutando ya que no es estéticamente funcional y sorprendente. Además si este edificio tuviera algo moderno dentro de su estilo posmoderno, tuviera algo innovador. Sin embargo, en el prefijo “pos” de su estilo se hace referencia a un rechazo y ruptura de lo moderno es decir que no tiene coherencia con el mismo término.

Este edificio solo ofrece en modernidad sus ascensores y amplitud en pasillos, el exterior es de un edificio normal pero adornado con dorado en sus ventanas. No hay un progreso ni desarrollo en la arquitectura ecléctica que ofrece el centro Villasmil ya que solo copia y mezcla estilos, dejando que todo valga…………puro Anything goes everywhere.

Según los posmodernos de la forma se desprende la función pero según los opositores como Peter Blake, de la forma se desprende el fiasco, ya que este edificio esta dándole mas importancia a lo “bello” y a las formas que a lo simple y útil. Por lo tanto, la Arquitectura moderna le da prioridad a la función ya que esta implica el verdadero confort, no el confort que se ofrece en el falso lujo. La arquitectura y decoración debe ser funcional, nos debe dar confort y con éste viene el verdadero lujo.


Estamos sumergidos en la simulación, el eclecticismo, la parodia, el pastiche, el reciclaje de procedimientos viejos en un contexto diferente, la ornamentación, el fiasco y lo kitsch. Sin embargo siempre hay gente con deseos de ir más, para ejemplos sobran en Dubai y Japón. Les recomiendo a Alejandro Zaera, Norman Foster, Santiago Calatrava, Jacques Herzog, y la iraquí Zaha Hadid.


Sin mucho más que decir, pero si aconsejar es que si tienen dinero, no llenen sus casas con elementos posmodernos que solo recargan al tratar de adornar, quitándole a su vez la funcionalidad y la simplicidad que debería de tener. Señores eso de el estilo Luis XV, ¡déjenlo atrás!, y traten de adquirir algo moderno estilo Bauhaus: funcional, atractivo, elegante, nuevo, vanguardista y minimalista que sorprenda a sus visitantes. Vivan esta época, no otras, así siempre seguiremos creando.

¿Qué les parece el Millennium? ...A mi me parece: no funcional la utilización del espacio, feo y con grandes fallas.

Por: Elena Prado

No hay comentarios:

Publicar un comentario